Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

jueves, 26 de junio de 2008

Han llegado. Versión 2.0


La casi inexistencia de una atmósfera no causó problema de ningún tipo, como era de esperarse. Los indicadores señalaban que aquella era la única zona donde el resplandor de la estrella cercana permitiría la vida. Allí y ninguna otra de las esferas cercanas.
Tampoco hubo problema en reconocer los componentes de cuanto rodeaba en el sitio donde el vehículo autónomo de investigación lo había llevado. Debajo de él contemplaba lo que sería, sin lugar a dudas, la forma dominante de aquel mundo. Seres verde-amarillos que se mecían suavemente con la brisa habitual en ese tipo de lugares primitivos.
Existían, por lo que era posible discernir desde la distancia, restos de antiguas civilizaciones monumentales; seguramente desaparecidas recientemente, pues sus construcciones seguían, en parte, en pié. Aunque resultaban ser estructuras sumamente extrañas y chatas, sin volumen, y obsoletas en apariencia, los especialistas encargados de ese tipo de investigación sin lugar a dudas se verían encantados por la información recabada que aportaría a su regreso.
Comenzaba los estudios de masa y densidad cuando una fuerza extraña arrastró al vehículo hacia las alturas.
Cuando le fue posible contemplar lo que sucedía, se encontró sacudido por un enorme ser, con una forma física inigualable en todo el universo recorrido, pero de escasa inteligencia, pues lo confundía con otra cosa, algo que quizá le resultaba familiar sosteniéndolo en alto a partir de unas gruesas y carnosas protuberancias. De allí que, sin tener en cuenta el peligro que podría significar su proximidad, lo contemplara con aquellos órganos receptores de luz en los que los instrumentos del vehículo no detectaban huella alguna de inteligencia.
Las sacudidas continuaban, por lo que debía marcharse antes de que cualquier arte de su equipo se viera afectado por las mismas. Eso le llevó a realizar aquello que todo explorador desea jamás verse obligado a hacer. Cargó al máximo las armas externas y las detonó contra las protuberancias que lo aprisionaban.
Al instante de sentir el impacto, demasiado lento a decir vedad aunque sin lugar a dudas era la mayor velocidad a la que podría transmitirse un pensamiento en semejante masa corporal, la criatura lo liberó. Ante la cercanía del peligro real y evidente, y sin que el piloto interviniera, el vehículo autónomo de investigación y exploración regresó al espacio.

6 comentarios:

Enredada dijo...

salvarse... de todo y como sea...no?
mil besos

El Titán dijo...

Qué buen relato!

La ciencia ficción es la única realidad...

Anónimo dijo...

Siempre hay que salvarse, hay que sobrevivir,de otro modo nunca estaríamos aquí. Suerte enredada.

¿ciencia ficción? No titan, ésta es la realidad, es un viaje que hice hace un par de días, con los ojos cerrados, tapado hasta la nariz con 4 frazadas y algo de fiebre. Aprovecho para comentar que el mes de julio es el mes Cifi en Proyecto Azúcar. Estan todos invitados.

Anartista dijo...

no se si sos el mismo dragon de azucar que me deja letras a mi. allá. pero debo agotar la posibilidad de darte las gracias en ese caso.

desde mi planeta.

Lina Masaki dijo...

Es otro mundo de fantasía pero, a la vez, verosímil. Puede ser real, por qué no? Esos seres verdes-amarillos... Hermoso texto.

Anónimo dijo...

Señoritas Anartista y Lina MasaKi, les agradezco su visita.

Si, Anartista, soy el que de vez en cuadno se pasea por tu planeta.

Gracias Lina, me da gusto que te haya gustado el trexto (y por ésta vez me permito una edundancia.