Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

miércoles, 19 de marzo de 2008

El primer beso


Nos reíamos de los pocos pelos de mi barba, al menos todo lo que era posible entendernos entre la música y la estridencia dentro del bar que eligieras y al cual no me opuse.
Con una cerveza para sentirnos menos adolescentes, más valientes, más reales, compartimos sueños y anhelos, deseos y tristezas. Tu siempre del lado de los primeros, yo con los que quedaban.
Para qué negar que fueran tus labios quienes se llevaban cada una de mis miradas; aún cuando me esforzaba por mirarte a los ojos, me encontraba primero con tus labios siempre húmedos y hambrientos.
Me resistí, es cierto, todo lo poco que fui capaz de hacerlo; hasta ocupó mi pensar una única forma de saber la verdad. Y te besé.
O nos besamos. No lo sé, no estoy seguro.
Haya sido de una u otra manera, fueron segundos gratos. Me sentí único, un dios, un tonto, el héroe de la historia y uno más del montón, porque otra vez me habían vencido.
Dos semanas duró la ensoñación, dos semanas creyendo que todo era perfecto.
Luego, como siempre lo hace más tarde o más temprano, apareció la traición.
Entonces empecé a odiarte sin más.

4 comentarios:

pfunkie dijo...

venía bonita la historia, tierna...

pero bueno, ninguna relacion es 100% perfecta, che!

Morrigan dijo...

Algunas veces añoramos secretamente ser vencidos. ¿Lo habías pensado?
Cariños.

Dragón de Azúcar dijo...

Pfunkie: No, es verdad, ninguna relación es perfecta. Y tampoco podemos hacerlas de ese modo, por que el hombre si cinflicto no es hombre.

Morrigan: Si, es verdad, no puedo negarlo.

J.

Gustavo Camacho dijo...

No está bien odiar la boca que te enseño a besar.