Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

viernes, 11 de enero de 2008

Culpables


Nadie quiere saber.
Nadie comenta nada.
Nadie parece interesado.
No suenan violines.
No hay depresión.
No existe queja sobre lo difícil que es todo.
No hablo a los gritos.
No soy mediático.
No divierto a la gente.
Nada hay en mí que llame la atención.
Nada estimula el conocerme.
Nada se gana con leerme.
Salvo saber que existen mis palabras.
Salvo ese extraño e innecesario saber.
Salvo alguna coma mal puesta.
Tiempo pasará sin ser notado.
Tiempo escaseará para muchos.
Tiempo no habrá para nadie.
Malthus no estaba errado en su teoría.
Malthus sólo se equivocó con la cuenta.
Malthus, nadie te recuerda.
Culpa siente cualquiera.
Culpa sobre lo que no se entiende.
Culpa es fácil de hacer sentir.
No hay culpables para todo, lo sé.
No hay sabios en cada esquina, es claro.
No quedan heresiarcas, si los hubo.
Solo estamos nosotros.
Solo los cuestionadores del todo.
Solo lo que sólo deseamos entendimiento.

5 comentarios:

Dani pfunkie dijo...

Fechado hace unos meses, y no está entero :P porque no tengo ganas de tipear todo. Tampoco viene al caso de tu escrito, pero bueno, por lo menos me digno a estar aquí presente (?)

(...)Mis alas se quebraron y estoy desprotegida, vulnerable al más sutil desencanto, libre de ser erosionada contra mi voluntad por los más sádicos sentimientos disfrazados de personajes, que me conllevan a la lógica de tu posible esquizofrenia, esa que me enferma a mí y me desespera(...)


Enjoy! Dani :)

Gustavo Camacho dijo...

Solo los que intentamos corregir tanta defraudación en la que reincide nuestra especie.
Solo los que protestamos por el sacrificio de sabidurías maltrechas.

Gustavo Camacho dijo...

"La censura no existe mi amor...". Baglietto
¿Qué es eso de moderar comentarios?.
Jamás recibiremos una aprobación mayor a nuestra desaprobación.

T (sujeto tácito) dijo...

Malthus debería ser deificado.

Anónimo dijo...

Como, ¿todavía no es dios?
¡Que injusto es el universo!

Saludos t