Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 12 de noviembre de 2017

Sueños Breves #04

En el colectivo (ómnibus), entre la gente, una chica, alguien que creía poder reconocer de alguna otra parte. Su rostro parecía una combinación de otros rostros y, también, una sumatoria de sensaciones encontradas. Pero eso no era ni siquiera lo más interesante de la situación.
            Tenía una remera cubierta con letras góticas que dificultaban su lectura, además de que es sabido que en los sueños no se puede leer, sino que se entiende lo que se ve. Era llamativo y complejo, o era llamativo por ser complejo, o tal vez era complejo por ser llamativo. Como sea, no podía dejar de mirarle la remera. Llevaba, además, un peinado de eso que parece que no se han peinado en días, y lentes negros que ocultaban la mayor parte de su rostro, por lo que era incapaz de saber si se había percatado de la insistencia de mi mirada.
            Cuando me encontraba cerca de mi destino ella también pareció querer bajarse del vehículo, se levantó de su asiento y se acomodó la ropa de forma tal que la remera quedó por completo extendida sobre su estómago y pude leer/entender lo que decía.
Estaba en inglés, por eso no lo había reconocido al principio. Decía:  Yes, its hurt when I smile too.
Pensé en preguntarle, en comenzar una charla. Pero, claro, bajó del colectivo antes de llegar a mi destino.

3 comentarios:

José A. García dijo...

Tal vez fue mejor así.

Saludos,

J.

la MaLquEridA dijo...

O no, no podrás saberlo.


Saludos

Frodo dijo...

Siempre es mejor así. ¿Sabés los años que me hubiese ahorrado el darme cuenta de que los encuentros callejeros no auguran nada bueno?

Hay un cuento de Cortázar de este estilo, pero que transcurre en el metro de París. "Manuscrito hallado en un bolsillo" creo que se llama.

Me gusta la idea de estos "sueños breves"

Abrazo!