Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 2 de mayo de 2011

Retiro

—Allá, sobre aquella montaña. ¿lo ves? —preguntó ella señalando con su dedo inquisidor y su uña pintada de rojo furia.
   —Veo un brillo raro, como de chapa —respondió él esforzando la vista e inclinándose hacia adelante hasta el borde mismo del precipicio.
   —Eso mismo —dijo ella—. Esa es la casa de retito donde trabajé durante mis años mozos.
   Él le recorrió con una mirada desde los finos tacos que parecían sostenerla gracias al azar, hasta las gruesas raíces descoloridas de sus cabellos, incapaz de imaginársela de joven.
   —¿Cómo llegaremos hasta allí arriba?
   —Caminando, obvio —respondió ella—. ¿O sabes volar?
   —Me refiero a dónde se encuentra el camino, la escalera, la cornisa, la senda o lo que sea que nos lleve hasta allí.
   —No hay camino, se lo hace al andar —dijo ella saltando la escasa distancia entre una pared y la otra del precipicio como si de un juego de niños se tratara.
   —Tal vez el dueño de la montaña se enoje —dijo él en voz baja.
   —Tal vez sea que tienes miedo, reconócelo —retrucó ella sin volverse para mirarlo, con todo despectivo y avanzando con largos pasos que atravesaban matorrales y rocas escarpadas.
   —¡Allá voy! —gritó él.
   Pero nunca logró salvar la distancia del salto. El suelo no se veía, ni se adivinaba desde la altura del techo del mundo.
   Algunos dicen que él todavía no terminó de caer.
  Ni ella de subir.

12 comentarios:

José A. García dijo...

Se aceptan interpretaciones psicológicas freudianas o jungianas.

O algún comentario.

Lo que prefieran.

Saludos

J.

José A. García dijo...

A mi me parece que ella representa la pulsión del eros, por eso no se detiene ante nada, ni el precipicio ni las piedras ni ante la posibilidad de que el dueño de la montaña (una clara alusión al padre perdido, un complejo edípico no resuelto, y que por lo que vemos nunca se resolverá) los encuentre entrando en sus dominios

Mientras que él es la clara imagen de thanatos, el deseo de la muerte, el miedo y la superstición, por eso no se atreve a avanzar y cuando lo hace lo hace mal y se cae al carajo.

La montaña es la vida, símbolo de los problemas y las imposibilidades de ser uno mismo.

¿Te parece que estoy cerca?

Saludos

J.

José A. García dijo...

Jung diría que es todo simbólico y que la realidad no se encuentra ni en las palabras ni en las acciones, sino en el interés de quién escribió este mínimo texto en crear una sensación en el otro.

Además, sabemos que Freud vivió equivocado toda su vida y no tuvo los huevos para reconocerlo antes de morirse. El obsesionado con el sexo es él, no el resto de la humanidad, dejate de joder. Por eso después Lacán hizo lo que hizo, pero eso ya es otro tema...

Saludos

J.

Cal Viva dijo...

No estoy capacitada para interpretaciones sicológicas ni para mitos griegos, para mí ella significa el esfuerzo, la esperanza, el tesón. Él, la realidad en la que muchas veces nos vemos inmersos, el límite de la vista por sobre el de la voluntad.
Muy bueno esto de los tacos que parecían sostenerla gracias al azar.

Saludos
Buena semana

Cita dijo...

Uff! hoy lo pones difícil...
Qué se lanzó es obvio. Pero hacia dónde quieres hacernos creer que se lanzó? y cual es la razón de ello?
Es que no te pillo... ains... hablas de sueños? imagianciones? de quéeeeeeeeeeeeee
Besos
Cita

Joe dijo...

Me gustan tus propios comentarios...

La de Jung es la mas sencilla, después de todo hay que interpretarlo desde el significado del que escribe y que representa para él el abismo que no termina el camino que no empieza, como declaración de principios le da a la mujer el papel mas cobarde de nunca empezar y el hombre el de la condena de nunca terminar.

Freud supongo que pensaría en la separación hombre mujer y que en realidad todavía no queres salir del closet.

Sueño...

jlg

Joe dijo...

Te escribí un montón y no se si quedo... la puta que lo pario.

jlg

Caro Pé dijo...

Muy buen texto y excelente final José.
saludos

Caro Pé dijo...

Ah interesante leer los comentarios pero hoy no me pida interpretaciones psicológicas. Eso que me encanta teorizar con la psicología pero hoy no puedo ;(

Malena dijo...

Desde que el mundo es mundo, o desde que se escribió la Biblia, los hombres han mostrado a la mujer como a la que sugiere la trangresiones. Nunca entendí cómo es que ustedes accedían. Quizás el vuelo o la caida sea lo interesante.

VeroniKa dijo...

me parto con tus interpretaciones, jajajaja, son buenisimas, sinceramente yo solo pensé en la canci´`on de Serrat, y a continuación que me dieron muchas ganas de estar en la montaña, pero de saltar nada.... el vertigo es mi peor enemigo, asi que jamas saltaría, aunque siempre arriesgo.
No se.

qué te digo??

José A. García dijo...

Cal Viva: Evidentemente él no estaba preparado para asumir el riesgo de vivir. Es cierto.

Cita: De decisiones, nada más. El resto de las cosas sólo tienen sentido si hay decisiones de por medio.

Joe: Tengo que preguntarle al que lo escribió, entonces, qué quiso decir. Pero me parece que se acerca bastante a una interpretación jungiana. Y si, como verás, me llegó tu comentario.

Caro Pe: Gracias por ambos comentarios. Hay que levantarse con un humor especial para interpretar a los demás, de otro modo no se puede.

Malena: Siempre necesitamos un chivo expiatorio. Es muy interesante la historia que se esconde detrás de esta expresión. Quizá algún día…

Veronika: Yo te digo que no sé qué canción de Serrat será…

Gracias a tod@s.

Saludos,

J.