Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 4 de agosto de 2019

Dominar el mundo


—Lo haremos esta noche —dijo una de ellas, la que llevaba las estúpidas orejas de gato.
            —No podemos seguir perdiendo el tiempo —reconoció su compañera con la máscara de conejo que apenas dejaban entrever sus labios fuertemente pintados de rojo.
            Es cierto que no debería de haber estado escuchando una conversación ajena, y que solamente llegaba a mis oídos porque era incapaz de evitarlo habiéndome olvidado los auriculares en la casa y, además,  porque gritaban por sobre el estruendo producido por el metro. Aun queriéndolo, nada podría haber hecho para sustraerme de aquel extraño diálogo.
            —Nuestra gente obtendrá lo que se merece luego de siglos de opresión —rieron al unísono.
            Claro que hubiera sido más fácil ignorarlas con los auriculares, lo sé. Concentrándome en mi propia música como mucho habría mirado su extraña vestimenta, que resultaba más bien escasa teniendo en cuenta la época del año, y allí se habría acabado mi interés. Siempre se viaja más tranquilo cuando no hay que atender a los insulsos diálogos ajenos, ni a los pedidos desesperados de limosnas, ni a aquellos que ansían llamar nuestra atención haciendo extraños malabares o desafinando con una melodía más o menos clásica. ¿Quién me manda a olvidarme lo más importante que ha de llevar cualquier persona para sobrevivir al contacto con otros seres? Cómo aislarse de los demás si no podemos evitar escuchar cosas como:
            —La opresión del pueblo de los túneles será por fin expuesta ante la hipocresía de los bípedos de las superficies —decía la también bípeda con orejas de gato.
            —Nunca volveremos a llevar las cadenas de nuestra esclavitud —dijo quien portaba la máscara de conejo que, aun luego de mirarla varias veces, y en todas las direcciones posibles, no descubrí cadena alguna.
            Podría preguntarles de qué era lo que hablaban, ya que esos diálogos parecían sacados de alguna mala traducción española de una novela épica, o cosa similar. Podría acercarme a ellas, recorrer los escasos centímetros que separaban nuestros cuerpos, aun a riesgo de que mis movimientos fueran mal interpretados y provocaran algún tipo de disturbio, y quitarme la duda.
            Tampoco veía en ellas la posibilidad de entablar diálogo alguno, tan concentradas en sus propios parlamentos, en mantener el equilibrio ante los sacudones del metro y en evitar los empujones de los cuerpos amontonados, como se las veía. Por esos detalles parecían más cercanas a la realidad de lo que su aspecto podría indicar.
De tanto mirarlas era yo quien comenzaba a perder mi propio contacto con la realidad creyendo que los chirridos del metal, los gritos de los frenos hidráulicos faltos de mantenimiento, el sistema de ventilación a punto de detenerse, el calor de los cuerpos ahogándome con su sudor, la necesidad de aislarme de todo aquel innecesario contacto con la humanidad de la que lamentablemente formaba parte, eran parte de una mentira en la queríamos creer.
            —Como debió de haber sido desde un comienzo —dijo la chica gato.
—Volveremos a dominar el mundo —completó la chica conejo.
            Y rieron a carcajadas, haciéndose escuchar en cada rincón del metro antes de bajar, intempestivamente, cuando se cerraban las puertas automáticas, en la estación cercana a la zona de los teatros.
Repetí el mismo viaje, a la misma hora, y también en otros horarios, pero jamás volví a verlas. Nada cambió en el mundo, por lo que he de suponer que aún no han logrado su declamado cometido de dominarlo.
Sin embargo, algo sí ha cambiado. Desde ese día me di cuenta que los auriculares ya no eran suficientes para aislarme, para separarme de los demás, de los que no son/eran como yo, quería, necesitaba, ansiaba, llevar mi propia máscara. Una que me ayudaría a descubrir mi verdadero rostro.
Además, tenía la certeza de que, una vez que lo hiciera, sería más fácil el volver a encontrarme con ellas.


10 comentarios:

José A. García dijo...

Continúo buscando mi máscara.

Suerte a todo@s los demás.

Nos leemos,

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Cómo sería una máscara de demiurgo? Me lo pregunta.
¿Y que tal si ellas chicas no usaban máscaras, sino sus verdaderas caras. El diálogo me lo hace considerar una posibilidad.

Bien contado.

Guillermo Castillo dijo...

Cada uno llevamos una máscara según las circunstancias en las que estamos inmersos y de las que es difícil sustraernos por más que lo intentamos.

Nos seguimos leyendo dependiendo de Selena.

Amapola Azzul dijo...

Tienen mucho encanto tus relatos.

Felicidades.

Besos.

Hola, me llamo Julio David dijo...

¿Para qué audífonos? Si día a día supiera que voy a ser testigo auditivo de diálogos maqueteados pero inspiradores como esos, hasta haría una excepción y me limpiaría las orejas más seguido.
Te dejo un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Era un despiste. Ellas ya dominaban el mundo. Por eso sus caras parecían máscaras. Un abrazo. Carlos

mariarosa dijo...


Que problema por escuchar conversaciones ajenas....
Te cuento que a mí me gusta escuchar lo que hablan en los transportes y más de una de mis historias nacieron de esas charlas ajenas que yo como buena chusma he escuchado.

mariarosa

mariarosa dijo...


Que problema por escuchar conversaciones ajenas....
Te cuento que a mí me gusta escuchar lo que hablan en los transportes y más de una de mis historias nacieron de esas charlas ajenas que yo como buena chusma he escuchado.

mariarosa

Frodo dijo...

Voy a tener que acomodarme los auriculares y ponerme mi propia máscara. Esas chicas conejo te dejan pamado.
Gran dibujo, tiene mucha expresividad, y no son los cuerpos de cotillón que vende la TV o los afiches publicitarios, son "reales"

Abrazo J

José A. García dijo...

Demiurgo: Todas las posibilidades están siempre abiertas. La cuestión es cuando nos cerramos en una sola de ellas.

Guillermo: El problema es cuando una única máscara se torna permanente.

Amapola: Gracias. Nos leemos.

Julio: Hay quienes viven toda su vida sin limpiarse nunca las orejas. Así de asquerosa es la gente.

Carlos: Sin lugar a dudas, ya lo hacen.

María Rosa: Sí habré hecho lo mismo, agrando muchas cosas, claramente, hasta volver irreconocible el diálogo hasta para los propios involucrados.

Frodo: Bueno, todo el mundo sabe que hay chicas conejo y Chicas Conejo.

Gracias por sus visitas y lecturas.

Nos leemos,

J.