Diario de un escritor que busca una reputación para poder ser menos que ella.
...

domingo, 15 de abril de 2012

Foja 1


En un reciente análisis de la denominada era hipócrita del tercer planeta del sistema NH4, a la izquierda del agujero negro de dicho sector, se han descubierto algunas particularidades sorprendentes de las criaturas que lo habitaron durante el corto periodo de 2,9 millones de ciclos desde su aparición.
Esas criaturas bípedas, además de ser de las pocas especies conocidas que hubieran perdido prácticamente la totalidad del vello corporal que los recubría, poseían la particularidad de creer que fueron creados por un ser superior e inaccesible que los depositó en ese mundo con un fin determinado y cuyo propósito no era del todo claro. Cabe destacar que otras de las particularidades de este ser superior era haber creado a estos seres a su imagen y semejanza.
Cuando estos seres llegaron a la entendía como la cúspide de la cadena evolutiva, dieron inicio a un proceso de doble naturaleza. Por un lado se dedicaron a destruir, lentamente al principio pero a escala cada vez mayor a medida que mejoraban su técnica, el mundo que los sustentaba. Por otro lado, comenzaron a socavar los cimientos de la sociedad que los contenía.
Si bien, en un principio, se destruía más rápido el mundo que la sociedad, en lo que ellos denominaron arbitrariamente siglo XXI, el proceso se invirtió. Ya que el cambio climático por ellos provocado dejó de ser medianamente controlable y debieron redirigir sus esfuerzos destructivos hacia la fatua tarea de preservar su comunidad.
La mejor de las armas utilizadas en tal intento fue la mentira. De allí que éste período se denomine humanidad en los libros técnicos mientras que en las obras de divulgación se haya preferido por el título más realista y cercano de era hipócrita. Sabemos qué armas utilizaron y cómo culminó el proceso de su destrucción. Lo que continuamos investigando es el por qué que motivó dicho final. Esperamos que las últimas fuentes correspondientes a este período descubiertas en con los restos del satélite natural del planeta que se encontraron incrustados en la superficie del cuarto mundo del sistema, arrojen un poco de conocimiento sobre el destino de a única raza del universo conocido que decidió devorarse a sí misma.

9 comentarios:

David Cotos dijo...

De la vida real.

VV dijo...

hoy leí eso que me pusiste del tren, cuando lo leía me entró algo en el estómago como si estuviera pasando realmente y me sentí muy feliz!!!!
ojalá dentro de poco pueda ser así y podamos vernos!

Esilleviana dijo...

Cómo desapareció aquella civilización? con mucho esfuerzo por parte de aquellos extraños seres, dedicación continua y constante...

un abrazo, amigo comprometido :))

Alejo Z. dijo...

Al parecer alguien sobrevive o evoluciona para contar la tragedia pasada. Por lo visto en este caso no fue un humano. Más que tragedia, tragicomedia.
Un abrazo

María Storm dijo...

Interesante tu entrada, amigo.

Un beso.

Malena dijo...

Terriblemente realista.

José A. García dijo...

Gracias a tod@s por sus comentarios.

Alejo: También podría tratarse de un ser de otro planeta que encuentre el nuestro arruinado e interprete sus restos...

Malena: Terrible!

María: Gracias.

Saludos

J.

Humberto Dib dijo...

No está lejos de lo que vayan a decir otros seres de nuestro planeta y de nosotros, sólo que utilizarán otro código de comunicación.
Una patada en el trasero de la humanidad.
Un abrazo, José.
HD

Bla dijo...

Me fijé en la CicloRed MPI5 de mi CelCo y dice que también se le llamó 'La Era De La Negación'.

Saludos, amigo anahistórico.