Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 18 de septiembre de 2014

Stop and go

De pronto, sin proponérmelo, me detuve. Existía algo que me preocupaba más incluso que el hecho de lograr a toda costa mis objetivos.
            El problema era mi cuerpo. Había dejado de sentirlo. Era incapaz de decir cuándo fuera la última vez que sintiera algo, cualquier cosa, aún la sensación más minúscula de lo que se puede ser conciente.
            Mi memoria flaqueaba y mi cuerpo se negaba a dar alguna señal.
            Comencé, también, a percatarme de otros problemas como, por ejemplo, de que no siquiera recordaba cuáles eran mis objetivos, cuándo había comenzado tan alocada carrera hacia ese destino tan aciago que ahora me castigaba. Pero, lo peor de todo, tampoco recordaba por qué había decidido hacer aquello de lo que recuerdo alguno poseía.
            ¿Dónde se encontraban mis motivos?
            ¿Por qué era necesario que me encontrara allí mismo?
            ¿Quién era yo? ¿Quién había sido antes?
            ¿Qué había ocurrido con mi cuerpo que era incapaz de sentir siquiera la brisa sobre mi piel, el frío o el calor?
            Si la duda ha tenido lugar en algún momento, este era ese. Todo era una gran duda, porque nada podía responder, ni siquiera era capaz de desnudar mis dudas y evitar esas cuestiones que aturden al entendimiento de los filósofos.
            Además de que, sin cuerpo, ¿para qué preocuparme por tantas cosas?

8 comentarios:

José A. García dijo...

Ésta vez no se me ocurrió ninguna imagen para ilustrar el texto que no, no habla de mí.

Habla de muchos de nosotros que hacemos cosas sin percatarnos de lo que sucede a nuestro alrededor.

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No siempre es fácil percatarse de lo que ocurre alrededor. Por ser algo oculto, más allá de los sentido, o demasiado obvio.

Daniela De Angelis dijo...

Dejarse atravesar. Y no empantanarse. Como Adán Buenosyares, en la ficción. Como Tantos a quienes, por contemporáneos en estos tiempos de anestesia y ceguera, admiro. Gracias por el texto, José. Mis saludos

Martha Barnes dijo...

Tu relato se parece al tránsito de un muerto por el famoso túnel hasta descubrir la luz ,,,,¿Dicen!!!!!!!! Martha

Humberto Dib dijo...

A veces me pasa, José, es que vivo en... No, mejor no lo digo, prefiero la magia de tu texto.
Un fuerte abrazo.
HD

BEATRIZ dijo...

jajaja, mientras sea en cuerpo y alma todo está bien, porque cuando ya tiene el mismo final que tu texto, entonces todo es absurdo!

Saludos, miles.

censurasigloXXI dijo...

En este caso no era necesario el cuerpo para percatarse porque era la mente la única que funcionaba, aunque comenzara a deteriorarse por falta de estímulos físicos...

Tantas veces nos sentimos así. Lo curioso es que solamente ocurre cuando nada es positivo y llega el momento en que todo carece de sentido.

Un abrazo y tu cafelito.

thor_maltes dijo...

Y si se considera que no tiene preocupaciones ¿para que le da tanto tollo al asunto del cuerpo?