Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

viernes, 7 de febrero de 2014

Error # 07 (Aproximación)

Quiero dejar en claro que no intento justificarme en modo alguno, no tengo tiempo para ello. Ni, tampoco, existe la necesidad de hacerlo.
            Tal vez la situación general, luego de que los hechos centrales comenzaran a quedar en el olvido, no cambió demasiado como para que se nos recuerde. En algún grupo de estudio, de algún instituto de investigación, de esas universidades que aún financian a sus docentes para que realicen ese tipo de actividades, nuestros nombres sean aún repetidos. Pero, esto también, durará bien poco.
            La razón de los hechos, una expresión difícil de sostener ante la irracionalidad de la evidencia, sólo logra comprenderse si tenemos en cuenta que, en ese entonces, creíamos en ello; creíamos que el mal siempre había estado en nuestros corazones, y que era posible, en consecuencia, erradicarlo.
            En los corazones de hombres y mujeres por igual, de niños y ancianos; porque cuando nos referíamos a los corazones de todos, incluidos, por supuestos, nosotros mismos. Erradicarlo se traduce en extirparlo, en arrancarlo de nuestro ser, dejándolo bien lejos de nuestra humanidad, del corazón y la mente.
            Pusimos manos a la obra estudiando durante años medicina y la mecánica del corazón; creamos modelos artificiales de tan perfecto órgano que funcionaban mucho mejor que los originales. Con los beneficios de dichas patentes de comercialización financiamos el resto de las actividades de nuestro grupo.

            ¿Cómo podían ellos saber que lo que se consideró una epidemia de corazones rotos eran los frutos últimos de nuestras acciones? Porque así como el mal no sobrevive a su anfitrión, y como todo virus que desarrolla una relación simbiótica con quien lo alimenta, el hombre (o la mujer o el niño o el anciano) tampoco sobrevive sin ese mal que lo acompaña en todo momento, en cada pensamiento, acto o deseo de su larga y repetitiva vida. De no ser por lo que hicimos, ese conocimiento continuaría aún hoy en las sombras de la ignorancia.
            Por lo que si van a culparnos de tantas muertes, como sé que lo harán, espero que este nuevo saber que nosotros y no ustedes descubrimos sirva, al menos, como atenuante a la hora de tomar su decisión…

10 comentarios:

José A. García dijo...

Y bueno... A veces falla.

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tal vez ese mal es necesario, util, cuando se lo sabe mantener bajo control. Para no dejarse vencer por las circunstancias, tal vez sea una fuerza vital.

la MaLquEridA dijo...

Si hubiese un balance entre el bien y el mal no habría problema, el problema estriba en como saber cuando ya se paso el limite si este no es el mismo para todos.

Del corazón ni hablar, es puro sentimiento noble, la maldad no reside en el, esta en el alma.


Saludos

José A. García dijo...

Demiurgo: Claro, pero habría que aprender a mantenerlo bajo control. Y ni siquiera con las publicidades no enseñan a lograrlo.

Malquerida: El balance, imagino, debe lograrlo cada uno y, en ese caso, sería diferente en cada caso, lo cual volvería cualquier intento de relación en algo sumamente caótico a mi entender. Y, por lo tanto, perfecto.

Saludos

J.

censurasigloXXI dijo...

No, no sobrevive a su anfitrión pero sí que pervive porque, en la mayoría de los casos, se hereda.

Soy poco pelota, así que se me "bienentenderá" si te doy la enhorabuena por este texto y las gracias por lo inteligente.

Un abrazo y cafelito.

hiro dijo...

Supongo que la clave está en hallar el equilibrio entre el bien y el mal, y no en erradicar éste último.
Como dice el refrán: "El infierno está lleno de buenas intenciones y el cielo de buenas obras." Aunque algún atenuante seguro que hay...

Saludos :)

Boris Estebitan dijo...

Perfecto seria erradicar la maldad, pero hay un equilibrio entre el bien y el mal, las personas tienen libertad para elegir a que bando pasarse, yo tambien sueño que solo hubiera el bien, pero el mal ha estado presente siempre, saludos.

BEATRIZ dijo...

Tratar de explicar o justificar, o por lo menos exponer las razones de algo a veces funciona. Y claro que muchas veces falla, pero de no intentarlo...¿qué sería de nosotros?

Saludos José.

BEATRIZ dijo...

Recomendé tu post en facebook. En este mes que celebran los asuntos del corazón sería bueno echar un vistazo a otros puntos de vista sobre el órgano al que le atribuyen el amor.

más saludos.

José A. García dijo...

Gracias por sus comentarios, como siempre, son las lecturas más interesantes de mi día.

Saludos y Suerte

J.