Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 5 de enero de 2014

De cómo el Oriente fue ganado y lo que entonces se frustró

Una actitud común en los hombres es ignorar lo que se tiene y lo que se pierde, hasta que ya es demasiado tarde. De tanto que nos concentramos en un modo determinado de hacer la cosas, olvidamos lo que nos rodea, concentrándonos en nosotros olvidamos al mundo.
            Requisamos toneladas de libros a medida que avanzábamos, los enviábamos en barcos apestados y malolientes, a las capitales de donde proveníamos. Libros en idiomas dibujados, diferentes, raros, afonéticos; obras de arte y jóvenes mujeres. Le arrebatábamos todo a las tierras de orientes antes de utilizar otro vocablo que comienza con la misma letra, antes de arrasarlo.
            Describir lo que hicimos en esas tierras, a esos hombres y sus aldeas, a sus dioses y lugares sagrados, no tiene sentido. Es, por otro lado, historia repetida, porque es lo que siempre se hace con el conquistado.
            Lo que no nos esperábamos era la venganza póstuma, de esos hombres, de esas mujeres, de esa tierra. Por supuesto, no esperábamos nada de nada, porque nunca lo hacemos.
            Los barcos llegaron a nuestras ciudades, las mujeres fueron vendidas, los libros catalogados, el oro amonedado; las estatuas quebradas, los cultivos quemados, los ríos arruinados, lo usual.
            Las enfermedades desconocidas propagadas por las mujeres poco significaban comparadas con esa otra peste que se propagó por nuestras ciudades, comenzando en el puerto, en las librerías, en las universidades; llegando, poco a poco, a cada uno de nosotros a través de esos libros maravillosamente ilustrados y mucho mejor escritos que lo que cualquier poetastro de por aquí podría lograr.
            La dificultad, la maldita dificultad que nos carcomía desde lo más profundo de nuestra curiosidad, era lograr descifrar esas palabras que se burlaban de nosotros con los contornos brillantes y letras amarillentas; libros encuadernados con la piel de algún animal desconocido o extinto, escritos en una lengua que no podíamos leer. Nos odiábamos sobremanera.
            Pero más odiábamos a quien nos diera la idea de extirpar las cuerdas vocales a todas las mujeres que, quizá, creemos, supieran interpretar para nosotros las palabras de un pueblo muerto.

Uno pone 'oriente' en el buscador y salen cosas como estas... ¿Por qué será?

10 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Si las cuerdas vocales producen sonidos como los de la Tigresa, lo entiendo.



Saludos

Martha Barnes dijo...

¡Siempre fueron acalladas las cuerdas vocales femeninas!...hoy resulta más difícil silenciarlas....."algunas veces imposible" ...si nos hubieran escuchado desde el principio ,quizás,el" masculino",se hubiera dado cuenta, que al revés de lo que se creía antaño"SÏ" las mujeres ,los negros y los animales "lrracionales" contamos con gran sensibilidad .Nos cerraron los caminos,no nos dejaron opinar y así anda el mundo. Cariños Martha

José A. García dijo...

Malquerida: Hay casos y casos, cierto.

Martha: A eso mismo me refería. Y las noticias de los últimos tiempos nos demuestran que las cosas sólo cambian de palabra, pero no de hecho. Las cosas siempre siguen igual.

Gracias por sus comentarios.

J.

censurasigloXXI dijo...

Primero fueron los rusos, luego los japoneses, los marcianos, los chinos, los alimentos degenerados, los terroristas, las estelas químicas, divinidades vengativas... da igual el orden de los factores, el caso es que temamos cualquier cosa menos a ellos.

Un abrazo y cafelito.

Esilleviana dijo...

Nuestro etnocentrismo solo nos permite entender un solo punto de vista: el expolio desde nuestra visión entonces y ahora se considera-ba normal y frecuente.

un abrazo

Humberto Dib dijo...

Hoy el azúcar se ha puesto ácida, pero me parece una reflexión muy acertada. Concuerdo con Esilleviana, es producto de nuestro etnocentrismo.
Un abrazo.
HD

RECOMENZAR dijo...

Mis cuerdas vocales las rocio con miel
mil besos

MAGAH dijo...

La lectura del texto me llevó a un pensamiento totalmente autorreferencial, pensaba en cuanto sufrimos las mujeres mientras no podemos ser aceptadas por nosotras misma, ya que hasta somos las generadoras de pestes. El camino de la propia aceptación lleva a liberarse y ya allí aunque quieran sacarte las cuerdas vocales, no se detendrá su expresión.
Pero hoy la construcción de un mundo codo a codo hombres y mujeres, requiere de un equilibrio que a veces las mujeres intentamos sobrepasar...uff y podría seguir, pero ya no viene al caso.
Me hiciste pensar!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Esa imagen cura el hipo.
Ah, esperabas algo más profundo. A veces los conquistadores son conquistados por las naciones vencidas. Si no me equivoco, fue el caso de los vikingos.

taty dijo...

Ah, este asunto interminable de las voces de las mujere, emperatrices y meretrices de todas las conquistas, incluyendo las que, ordinarias, no le interesan a la historia: las del día a día.

Abrazos.