Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

viernes, 1 de noviembre de 2013

Para conocer a quien habla

Siempre hay un imbécil que lo arruina todo. Si, todo. Si, siempre. De seguro conocen a alguno de esos. Son los que siguen hablando cuando los demás guardan silencio, los que no ríen ante bromas clásicas, o lo hacen a destiempo, los que en los momentos solemnes dejan escapar un gas, los que no saben del tema pero opinan de todos modos (sólo para figurar).
Existen en todos los ropajes, los que no saben lo que es el amor, los que miran con odio a los niños, los que insultan a los hijos de puta fumadores que te llenan la cara de humo, los que escupen los autos que no respetan los semáforos.
Los que ironizan continuamente.
Los que exigen en lugar de pedir.
Los que critican en lugar de comentar.
Los que aparentan saber de todo y son ignorantes absolutos.
Los que no prestan dinero.
Los que odian el amor al prójimo.
Los que no tienen fe en lo que hacen.

Cada uno de ellos, en mayor o menor medida, soy yo mismo; pero no, la neurosis no es un problema para mí, al contrario, yo soy el problema para todos los demás.
Un gran problema, un anacronismo tal vez.
Un hijo de putas, sin dudas.

9 comentarios:

José A. García dijo...

Se podría decir que éste texto es una continuación indirecta y no oficial, de éste otro:

http://www.proyectoazucar.com.ar/2010/01/correo-de-lectores.html

Nos leemos

J.

taty dijo...

Un placer pasar por acá.

Me estoy imaginando qué tal si todos pudiéramos darnos un vistazo con humor negro.

Buena lectura. Saludos.

Martha Barnes dijo...

¡Somos muchos,pero disimulamos y a algunos se les nota muchíiiiiisimo más!!!!Martha

Miss Love dijo...

Todos en algún momento cometemos alguna de esas situaciones a veces por mera maldad y a veces por que se dio así. De todas formas mi derecho a que no me fumen en la cara lo exijo no lo pido! así que creo que ya cometo dos en la misma acción, jeje. Y lo que es peor me siento muy orgullosa. En fin todos somos o fuimos o seremos en algún punto un hdp para alguien en algún momento.

censurasigloXXI dijo...

Está bien reconocerlo, tal vez algunos tienen la capacidad de razonar para evitarlo y otros para aumentarlo. Cada uno somos parte de lo que recibimos, dicen...

Buen "endoargumento" o "retroscopia", José.

Un abrazo y un carajillo, a ver si te cambia el ánimo. Es bromaaaaa!

BEATRIZ dijo...

Si somos humanos en algun momento de nuestra vida caemos en uno de esos baches, ya sea esperando la luz del tráfico o tomando una taza de café, mientras miramos algún transeúnte pasar por el vidrio del escaparate, aunque siempre es una palabra determinante, de esas que no dejan salida y por tanto hay que evitar. Pero que siempre y nunca dan fuerza a un texto, es inegable.

Un placer pasar por tu espacio de azúcar.

aristio dijo...

Oye Pepe:

Me inmagino que lo que presentas en una forma de ver el problema de "los otros" pero desde otra perspectiva. Claro que nos jode como se compartan algunas personas con nosotros, pero nosotros tambien sabemos joder (buenos algunos màs que otros eso si)...

Como siempre tus textos impecables e implacables también.

Saludos.

Esilleviana dijo...

Hay tantas personas así, que no sabría en qué momento me diferencio de ellos o bien, me fusiono...

un abrazo :)

thor dijo...

Tengo un amigo que concuerda exactamente con la descripción del personaje del texto (y para variar fiel creyente de la Revolución Bolivariana de Venezuela y sus ídolos de pies de barro) Siempre proyectando sus fetiches a los demás, acusando a otros de homosexual, siempre queriendo ingerir alcohol, pero paradójicamente siempre le gusta hablar de la moral (y desde que descubrió las groserías argentinas, su favorita es garchar, se cree más venezolano que el resto)Ciertamente, todo un personaje