Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 22 de agosto de 2013

I need a Plan B

Desde siempre, desde que tengo memoria, he anhelado el mismo sueño, el que, ahora lo sé, nunca podré alcanzar. Pero, por supuesto, hasta el momento en que logré ese saber (mi imposibilidad de hacer posible mi sueño), intenté cuanto estaba a mi alcance para que se volviera realidad.
A muy temprana edad supe que quería ser una adolescente pornostar. Si. Así como lo leen, una adolescente pornostar. Entiendan que, en mi infancia aún no estaban de moda los programas de televisión de seres socialmente disfuncionales, por lo que me parecía que mi sueño era, cuando menos, plausible.
Además, aún nadie lo había intentado.
Porque lo mío no era solo hacer un par de videos domésticos y algunas cuantas fotografías posando provocativamente con mucha o poca ropa. Al contrario, quería ser la actriz número uno del espectáculo (y si me era posible ser también la número dos y ser mi propia competencia, mejor aún).
Familiares, amigos, psiquiatras, amantes y religiosos de las cuatro regiones intentaron convencerme de mi locura. Pero, cuando me veía al espejo, era hermosa, con o sin maquillaje, con o sin diálogo, con o sin nada para mostrar. Era una diosa.
Construiría un imperio en torno a mí cuerpo; con un reguero de hombres y mujeres seducidas y abandonadas, conquistados sólo porque sí, amados por un instante.
Eso me volvería más famosa aún.
Y debía, por cierto, lograr todo esto antes de cumplir los 22 años, como mucho, porque a los 23 una ya es lo bastante vieja como para verse obligada al retiro forzado de ésta industria. Por eso mismo, mi iniciación debía de ser muy temprana. Para forjar mi fortuna antes de que mi cuerpo comenzara a decaer.
Con mis ahorros compré una cámara web para transmitir en vivo y en directo, dos cámaras de 18 megapíxeles para fotos en súper-HD, una filmadora de alta calidad y, por supuesto, muchas plumas (de diferentes colores y tamaños).
Pagué al servidor de Internet donde se alojaría mi página personal dos años por adelantado, y comencé mi carrera al estrellato del porno.
Sólo entonces, y ante la insistencia de quienes visitaban la página, me percaté de que mi sueño de ser a primera adolescente pornostar de la historia del arte no iba a volverse realidad nunca.
No porque hubiera otras chicas intentándolo al mismo tiempo; tampoco se debía a que mi cuerpo mal disimulara mis 43 años de excesos, sino por otro detalle que preferí ignorar hasta ese momento en que ningún antidepresivo logra su cometido.
Porque, después de todo, yo no tengo la culpa de haber nacido hombre.

1 comentario:

thor_ maltes dijo...

Me hiciste recordar con el texto un episodio de la serie South Park donde hacen una de sus "normales" y "acostumbradas" parodias a la cuestionable celebridad Paris Hilton (el episodio la chica rica pues vendia ropa para las chiquillas y un kit de como imitarla para hacer un video porno y demas tonterias; y quizas suene mojigato pero si bien hay que quitarle lo tabu al tema del sexo, hay que dejarle cierto misterio al asunto. Pero bueno, en la tierra de Bolivar eso esta superado, sino ve y pregunta por las estadisticas de los embarazos precoces y compara esos numeros con la realidad