Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 4 de julio de 2013

Reminiscencias

La locomotora pasó sola. No empujaba nada detrás de sí, ni siquiera su sombra en ese mediodía vacío y silencioso. El humo teñía el cielo perdiéndose en la altura, señalando el largo camino recorrido por ese animal de hierro y carbón.
Pasó por las vías a unos pocos metros de mi cuerpo. El entrechocar de los hierros apenas interrumpía el silencio que me rodeaba.
            No sé si en ella viajaba alguien. He de suponer que sí, alguien alimentará la caldera de la bestia. Pero no vi a nadie desde mi escondite, en lo alto de un árbol, colgando con una gruesa soga en mi cuello, balanceándome junto a las ramas y el viento.
          No, no saludaba su paso. Eso lo hacía cuando niño, pero ya no lo soy.

7 comentarios:

Melisa dijo...

Espectacular.

enfuga yremolino dijo...

¿nO DIGA? uno no deja de ser niño, solo lo doma, lo apacigua, lo encarcela, lo castiga, lo oculta o elige AMARLO y QUEDARSE con él de la mano, para siempre. http://enfugayremolino.blogspot.com.ar/

Geraldine, dijo...

sabio el ahorcado por ponerle fin al dolor, aunque veo que sigue con su nostalgia pos mortem....y sabia la locomotora que atraviesa el tiempo y no deja de ser útil, arrastrando vagones imaginarios.
Asi que te ves melancólico y aburrido?...a mi no me asustas....

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Un fantasma viendo pasar una locomotora. ¿Espectral o nostalgico?

Javier dijo...

Una idea muy efectista, me gusta.

Esilleviana dijo...

Reminiscencia como recuerdo de una cosa casi olvidada. Él un cadáver y su espíritu observa como el mundo se cae pedazo a pedazo...

Un abrazo

fus dijo...

Sorprende comprender, como se ve pasar la vida, desde el árbol de los ahorcados.

un abrazo

fus