Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 24 de septiembre de 2012

Mi máscara en mi rostro


Hay quienes postulan que llegó la hora de dejar a un lado las máscaras de lo cotidiano y ver lo que nuestros rostros esconden. Ignoro el qué fundamentan un razonamiento tan trivial como el que supone que todos nos engañamos a nosotros mismos, no sólo a los demás, creyendo ser lo que no somos.
   Porque están equivocados. Los rostros son la mentira, los que engañan, los que cualquier bisturí puede alterar.
   Si ha llegado la hora de algo es la hora de dejar estos rostros falsarios de sí mismos a un lado para mostrar la máscara que escondemos debajo de ellos. Cada uno posee infinidad de rostros, uno para cada situación, o para enfrentar a cada persona; pero solamente una máscara, única, irrepetible, propia. Inexpugnable, la mayoría de las veces, para uno mismo.
   La máscara nos dice quienes somos, los rostros son circunstanciales.
  ¿Quién está dispuesto a comenzar con algo semejante?

7 comentarios:

José A. García dijo...

En la esquina superior izquierda de la imagen dice quién es el autor de la misma.

Me pareció la más interesante para ilustrar éste texto, de entre todas las que encontré en la red.

Saludos

J.

Sole dijo...

Y he aquí la respuesta a mi duda porcentual y el fin de mi curiosidad física.
Un abrazo.

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

Josefa dijo...

Será quizá que le tenemos tanto miedo al sufrimiento que la única forma de protegernos es a través de una mascara. No condeno a nadie, solo creo que cada quién utiliza las armas que tiene o que quiere.
Yo he preferido ser juzgada mil veces y odiada otras mil por ser quién soy.
Creo que el que muestra un mascara, se esta perdiendo el más extraordinario placer humano, el "sentir"... Sentir ser odiado, ser querido, sentir el sufrimiento, sentir ser apreciado por quién eres realmente. Sentir... sentir en definitiva que estamos vivos, y que somos al fin de cuentas lo que queremos ser.

Un abrazo
Josefa...

María dijo...

Descubramos nuestro interior, desnudemos nuestras miradas, para dejar de lado el rostro de la máscara.

Un beso.

María dijo...

Descubramos nuestro interior, desnudemos nuestras miradas, para dejar de lado el rostro de la máscara.

Un beso.

José A. García dijo...

¡Gracias chicas por sus comentarios! A todas, son muy importantes sus palabras.

Saludos

J.