Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 17 de octubre de 2011

Laberinto

Llevaban tanto tiempo allí encerrados, en la oscuridad, entre la humedad y la inmundicia, que nadie podía saber si eran apenas horas, días, o años. Con los ojos ardiéndoles por el esfuerzo de penetrar la negrura, las manos cubiertas de raspones y magulladuras y la ropa hecha jirones de tantas caídas.
El encierro los había convertido en piltrafas de los hombres que supieron ser.
¿Quién era el culpable de tan vil encierro? No lo sabían. Hablaban diferentes lenguas y permanecían juntos por una simple y primitiva razón: miedo. A la oscuridad, a la soledad, a las alimañas que podían esconderse allí. Como fuera, el miedo los unía y los obligaba a continuar avanzando en ese laberinto de un único pasillo, interminable en su infinitud, inescrutable en su silencio.
Comentan que un ciego, acostumbrado a esos usos, guiaba la columna de cuerpos sucios y sudorosos en medio del sofocante calor. Un ciego que se divertía haciéndolos caminar por donde el camino se encontraba en peor estado, donde las piedras puntiagudas dañaban más las plantas blandas de los pies descalzos.
Lo más extraño es que no sentían hambre, sólo cansancio y una sed tan infinita como el mismo túnel. Pero, en su afán por encontrar una salida, un atisbo de luz, un poco de aire que no oliera a heces, nadie lo notaba.
Pasaron semanas quizá, hasta que, un día de tantos, el ciego al inicio de larga fila de cuerpos se detuvo:
—Hay algo allí, al frente —dijo.
Pero nadie podía ver. Sólo alguien acostumbrado a no depender de sus ojos percibía las diferencias en los matices del aire.
—Alguien respira pesadamente…
No terminó la frase. Una gran lámpara incandescente se encendió sobre ellos, hiriendo ojos, sorprendiendo a todos menos al ciego que se mantuvo firme en su posición de líder de la columna.
—Felicitaciones —dijo una voz metálica, una grabación vieja en ese inglés antiguo que se hablaba a mediados del siglo XXI—, a la vuelta de ésta pared se encuentra la salida. Sean bienvenidos.
—No —dijo el ciego—, es una trampa.
Pero nadie lo escuchó, la masa de hombres deseosos por ver el cielo, por respirar aire fresco y obtener algo que agua para calamar su sed, lo arrojó contra una de las paredes cuando intentó detenerlos.
El ensordecedor ruido de las detonaciones y la risa grabada en la misma cinta magnética le dieron la razón.
Gemidos, quejidos y lágrimas fue cuanto quedó. Muerte y sangre otra vez.
—Ilusos —dijo el ciego retrocediendo sobre sus pasos, regresando por el pasillo ahora vacío—, cuánto más cerca se está de la salida, más peligroso es el encierro.
Una gran frase que, lamentablemente, nadie más que él pudo oír.

7 comentarios:

José A. García dijo...

Un homenaje, muy póstumo, a José Saramago.

Saludos a tod@s

J.

Humberto Dib dijo...

Estamos ambos de homenaje.
Éste es un gran homenaje al genio portugués, en verdad!
Un abrazo.
HD

eMiLiA dijo...

Me gustó mucho.
El ciego vidente es el que no suele ser oído.

Abrazo.

Pazchi dijo...

Muy bueno, interesante, como siempre el oráculo de Cibeles que no es escuchado dice la verdad, y los hombres necios los primeros en caer.

Buenísimo.

Hombre de Neanderthal dijo...

Nuestros personajes a veces nos sorprenden con sus frases.

El cuento de muy buen nivel. Como muchas veces. Y si es por Saramago, doblemente certero. Me dieron ganas de abrir una cerveza en honor al genial escritor.

Saludos.

efa dijo...

Me recordaste a un gran escritor rioplatense, Mario Levrero. La novela se llama "el lugar".
Siempre disfruto tus narrativas de género.
Abrazo

José A. García dijo...

Gracias por sus comentarios.

Efa: Si, Mario Levrero también está presente en éste texto, aunque sólo me di cuenta de la referencia después de escribirlo. Gracias por la mención.

Saludos a tod@s

J.