Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 27 de junio de 2011

El refugio (otro, no el mismo de siempre)

Van cuatro días de lluvias. Noventa y seis horas. Cinco mil setecientos sesenta minutos. Trescientos cuarenta y cinco mil seiscientos segundos, de ver caer gota tras gota. ¿El cielo no se vaciará nunca?
No me quedan provisiones, mi ropa está húmeda y es imposible encender una fogata para secarme porque el techo del refugio está grietado y el agua se escurre por los rincones.
Hace frío.
Y estoy lejos de casa…
Lo único que quiero es regresar, al calor, a la chimenea que no recuerdo sin funciona o es sólo decorativa. Con sólo pensar en ella siento un poco menos de incomodidad.
Siendo que no queda parte alguna de mi cuerpo que no esté mojada, bien podría arriesgarme a volver caminando. Para quejarme ante las incompetentes autoridades por el estado de los refugios. Para tomar un buen plato de comida caliente y ver la lluvia caer del otro lado del grueso cristal de mí estudio.
Porque no es lo mismo ver la lluvia aquí, cayendo sobre uno mismo, que verla desde el calor del hogar riéndose de los que tienen que estar ahí afuera, mojándose en algún refugio destartalado.
No, no es lo mismo.
¿Me animaré a volver bajo la lluvia o seguiré esperando a que despeje?
Mañana, de seguro, me decida…

11 comentarios:

José A. García dijo...

Qué extraño está volviéndose el mundo... ¿Tendrá algo que ver Oficus?

Suerte

J.

Mixha Zizek dijo...

Interesante relato, se animará a salir de su refugio? o todo está en su mente?

un abrazo

VeroniKa dijo...

no sé si tendrá algo que ver pero yo estoy deseando un poquito de agua... este sol tan fuerte a todas horas, esta falta de aire y ni una nubecita que se queda un ratito...

no sé, pero no me da buena espina.

besos

Hombre de Neanderthal dijo...

No hay que subestimar el egoísmo humano.

Espérame en Siberia dijo...

¿Y qué decidió hacer? ¡Queremos saber!

efa dijo...

Mientras se congela.
Buenos razonamientos del personaje

eMiLiA dijo...

No pude evitar cantar: "... hace tiempo que estoy sentado sobre esta piedra"

Abrazo.

Caro Pé dijo...

"Hace frío.Y estoy lejos de casa…!
Los Abuelos!;)
buen post José-

pd:lo que mata es la humedad¿? no tiene nada q ver pero no importa.
Hay liebertad de expresión en los blocks! no?jaja
Saludos!

NoeliaA dijo...

Pasaste de las llamas a la lluvia.
No, que tu personaje no espere que deje de llover. Viste lo que pasó en Macondo.

Buena frase esta: "Porque no es lo mismo ver la lluvia aquí, cayendo sobre uno mismo, que verla desde el calor del hogar "

Un abrazo

Andri Alba dijo...

Tremendo, ese cristal de un lado y de otro...

Muy buen relato. Y puede que tenga que ver el tal Oficus u Ofiucus, quién sabe!!!

Yo ando perdida siempre saltando de un pie y el otro, sin saber bien en cuál estoy parada.

Besos!!

José A. García dijo...

Mixha Zizek: Es suficiente con saber que es un hombre común que, como cualquier otro, desea lo que no tiene.

Veronika: Es el cambio climático, hay que acostumbrarse…

Hombre de Neanderthal: Nunca, bajo ningún concepto.

Espérame en Siberia: No sé, el relato ya se terminó.

Efa: Un razonador nato.

Emilia: Lo puse adrede, para ver si alguien caía en el juego.

Caro Pe: Siempre habrá libertad de expresión. Mientras no se confunda libertad con libertinaje…

Noelia: Lo mío son los extremos, nunca el punto medio.

Andri Alba: Y es que estar siempre seguro de lo que se quiere (o necesita), no tiene gracia.

Saludos a tod@s.

J.