Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

martes, 25 de mayo de 2010

Guerra futura

El arsenal (ostentoso nombre para un galpón de cuarenta metros de largo, seis de ancho y doce de alto), estaba cubierto por una capa de polvo y silencio.
Mis dos ayudantes y yo recorrimos el interior llevando los aparatos de medición y precisión reglamentarios para éste tipo de casos. No todos los días se encuentra uno con la posibilidad de analizar un viejo depósito de armas del siglo pasado.
El suelo lleno de sedimentos acallaba nuestros pasos. El sabernos protegidos por la unidad post-militar que nos aguardaba en el exterior no nos hacía sentir menos presionados por el panorama que recogían nuestros ojos.
Recorrimos de extremo a extremo la vetusta construcción mirando cada viejo aparato, cada cosa que encontrábamos. Hasta la última mota de polvo. Todo.
El miedo y el entusiasmo del descubrimiento dieron paso al tedio y la desazón.
Poco más de dos días requerimos para confirmar lo que sabíamos desde el momento del descubrimiento. Ninguna de aquellas antiquísimas armas servía para nada, ni siquiera podían reciclarse sus componentes.
Presentamos el informe de rutina y la Junta de Protección Medioambiental procedió a demoler aquel ominoso complejo, mientras mis ayudantes y yo nos dirigimos, con suma urgencia, a otro sitio similar localizado apenar unos kilómetros más al norte.

9 comentarios:

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Umm, mi duda es: si todo se demolió... por qué se prepara para una Guerra Futura?? Un beso.
LADY JONES

José 'Dragon de Azucar' A. García dijo...

Porque la Guerra Futura se servirá de otros medios. Es un intento de alegoría de que a veces lo que hoy es importante puede no serlo mañana.

Saludos

J.

Antonio dijo...

Demoler el pasado es lo que vamos haciendo en el día a día, pero no sabemos cual será el arsenal del mañana... o, si acaso, lo adivinamos...?
Un saludo

mikkonoss dijo...

...Como nada había en la tecnología actual que nos permitiera revertir ese status que habíamos alcanzado, la antropología arqueológica se había tornado en la única esperanza de encontrar algo en antiguas etapas evolutivas. Algo que lograra devolvernos nuestra condición de mortales.

oenlao dijo...

una guerra de aforismos y sarcasmos sobrevendra..

andreita dijo...

Creo que esto es un vaticinio, que a su vez me retrotrajo a la Guerra de Malvinas. Con NADA fueron los tipos... y ya todos conocemos el final.

Ojalá antes de llegar a una guerra (con armas porque en "guerra" vivimos a diario) exista esa capacidad Humana, simple y compleja, llamada COMUNICACIÓN.

Besos José!

El Mitófago dijo...

http://www.romanticallyapocalyptic.com

divertíos!

Georgeligne dijo...

"El sabernos protegidos por la unidad post-militar que nos aguardaba en el exterior no nos hacía sentir menos presionados por el panorama que recogían nuestros ojos."

Apa
que buen texto
saludos...

José 'Dragon de Azucar' A. García dijo...

Antonio: Hace rato que dejé de jugarme por la adivinación. Más que nada porque el hombre ya ha demostrado ser el peor enemigo de sí mismo. Y tiene una creatividad increíble en esas cosas de la destrucción.

Mikkonoss: Resta saber si algún día lo encontraremos, o si seguiremos lamiendo las mismas viejas heridas del pasado muerto.

Oenlao: Después de la guerra del agua, seguro.

Andreita: El problema con la comunicación es que esta sobrevalorada, o eso quieren hacernos creer los detentadores del poder. Ojo al piojo.

Mitófago: Gracias

Georgeligne: Muchas Gracias, la verdad es que lo escribí sin saber qué quería decir.

Saludos a tod@s

J.